Almohadilla eléctrica 
Mostrando 1 - 41 de 41

Almohadilla electrica

¿Te has levantado alguna vez con un dolor horrible en el cuello después de una mala postura durmiendo? ¿Tienes dolores cervicales a causa de las horas delante del ordenador durante estos meses de teletrabajo?. Una buena solución para el malestar ocasionado por estas situaciones suelen ser las almohadillas eléctricas, unas alfombrillas con una resistencia calefactora eléctrica incluida.
Su uso es de lo más sencillo, vale con enchufarla y colocarla sobre la zona del cuerpo que sientes molestias. Otro uso bastante común de de la almohadilla electrica es calentar la cama antes de acostarse.
Entre las funciones y beneficios que aportan las almohadillas eléctricas encontramos la de tonificar y calentar zonas dañadas, para tratamientos de termoterapia por su acción calmante y sedante y para calmar otro tipo de problemas como son los circulatorios, dolores musculares o traumatismos.
Su funcionamiento en cuanto a relajante muscular es muy sencillo. Lo que hace es dilatar los vasos sanguíneos de la zona sobre la que se coloca aumentando de ese modo la corriente sanguínea. Como resultado se obtiene un alivio del dolor y un aumento en la elasticidad muscular.

Tipos de almohadilla eléctrica

Encontramos dos tipos diferentes de almohadilla o manta eléctrica:
Por un lado, la almohadilla eléctrica general, utilizada para abdomen, brazos, espalda, piernas o cualquier zona del cuerpo donde sientas malestar. Es ideal ya que se adapta perfectamente a todas las partes del cuerpo. Se suele utilizar para tratar tanto contracturas como lesiones musculares más severas a las que haya que aplicar calor seco.
Por otro lado, las mantas eléctricas para cuello y espalda son aquellas almohadillas cervicales diseñadas para centrar el foco del calor en las cervicales o la espalda. Están diseñadas, principalmente, para acabar con las contracturas derivadas de la tensión y el estrés del día a día.
¿Cómo y cuándo usar la almohadilla electrica?,
Lo primero que se debe hacer antes de usar uno de estos artículos es leer atentamente las indicaciones del fabricante, a pesar de que su uso es muy sencillo.
Pero, ¿qué no debes hacer cuando estás usando una almohadilla eléctrica? Son consejos bastante obvios pero que hay que especificar por si acaso: no debes usar la almohadilla doblada o plegada, estírala bien siempre antes de colocarla sobre tu cuerpo; no la uses en lugares húmedos y asegúrate que tanto el cable como el termostato se encuentran fuera de la funda antes de comenzar a usarla. Si vas a tenerla mucho tiempo (no se aconseja más de 20 minutos por sesión), utiliza la función de temperatura continua. Además, si tienes una lesión crónica y quieres probar este método, primero consúltalo con tu médico o fisioterapeuta.
Además, si quieres saber cuándo utilizar una almohadilla eléctrica, sigue leyendo. Muchas veces es el propio fisioterapeuta o el traumatólogo el que te indica si debes aplicar calor seco sobre una lesión muscular, pero por lo general es beneficioso, tanto para este tipo de lesiones, como contracturas, tirones o dolores causados por malas posturas o levantamiento de peso en exceso.almohadilla electrica encendida y quince minutos con ella apagada, aunque tal como ya hemos comentado se puede utilizar más continuadamente activando una función especial.
¿Cómo elegir la mejor opción de almohadilla electrica? .
Si ya te has decidido a hacerte con una almohadilla eléctrica, ahora el problema recae sobre cuál elegir. No podemos responderte directamente a esa pregunta, pero sí darte una serie de propiedades de las almohadillas que debes tener en cuenta a la hora de tu elección.
Estas son: comodidad de la misma, distribución del calor (lo ideal es que sea homogénea), medidas y formatos, posibilidad de selección de la temperatura y tejidos. Una vez te hagas con la tuya y la pruebes, estamos seguros de que te cambiará la vida y te arrepentirás de no haber comprado una antes.
La almohadilla eléctrica es un producto que nos sirve tanto para mejorar nuestra comodidad como para realizar tratamientos de calor en zonas determinadas del cuello o la parte alta de la espalda. Es un complemento perfecto que además de relajar músculos y articulaciones también nos servirá para calentarnos en los meses más fríos del invierno. Podemos decir que se ha convertido en un artículo clave para el tratamiento de muchas dolencias y que muchas personas lo necesitan a diario para sus problemas de cuello. En ModregoHogar.com podrás encontrar distintos tipos de almohadilla eléctrica para que puedas seleccionar el que mejor se adapte a tus problemas de salud.

Elegir almohadilla eléctrica

Si vives en un lugar en el que hace mucho frío durante el invierno o simplemente quieres y necesitas calentar y tonificar determinadas partes del cuello u hombros, una almohadilla eléctrica es la solución ideal. Los cambios climáticos, la posturas frente al ordenador os implemente los problemas cervicales que puedas tener pueden ser solucionados con el uso de una almohadilla eléctrica cervical o una almohadilla eléctrica lumbar. El calor siempre es un buen aliado para contribuir a que nuestros músculos se relajen y las contracturas que tenemos desaparezcan. Por eso es importante saber elegir qué modelo de almohadilla eléctrica es la ideal.

Comprar almohadilla eléctrica

Las mejores almohadillas eléctricas las encontrarás en la sección de pequeño electrodoméstico de la tienda online de Modrego Hogar. Contamos con distintos tipos de almohadillas eléctricas para cervicales y hombros que podrás elegir en función de tus necesidades. Por ejemplo la almohadilla eléctrica Daga textil 100W cuenta con 4 niveles de temperatura y 3 tiempos programables con paro automático tras 8 horas de funcionamiento. Su acabado es acolchado y con funda de algodón. En el caso de la almohadilla eléctrica Beurer Basic 1 cuenta con un sistema de calentamiento rápido y una superficie suave, transpirable y agradable al tacto.